En los últimos meses, desde INGENIERÍA E INNOVACIÓN estamos trabajando como Agente de Innovación en la creación del Grupo Operativo para el Desarrollo de modelos de predicción de fuego bacteriano para peral “FUPEBRO”. El objetivo principal de FUPEBRO es el desarrollo de una herramienta colaborativa de monitorización de cultivos que permita al sector frutícola realizar un mejor control y prevención del fuego bacteriano, reduciendo las pérdidas económicas que esta enfermedad genera en el cultivo de peral.

En España, unas 21.000 ha están dedicadas a la producción de pera, principalmente en el Valle del Ebro, donde se produce entorno al 87% de la producción total. El fuego bacteriano ha impactado en la producción de la zona, generando un riesgo permanente e implicando un encarecimiento de los costes de producción en tratamientos, inspección, control y erradicación. A pesar de los esfuerzos realizados en los diversos países afectados por este patógeno, el control del fuego bacteriano no ha resultado satisfactorio.

En nuestro país, el uso de sistemas de predicción de riesgo por parte de los productores es puntual, no existiendo coordinación dentro de una zona productora y, mucho menos, entre productores de distintas regiones.  Además, los sistemas de predicción existentes no están adaptados a las condiciones agroclimáticas específicas de esta zona, lo que limita significativamente su aplicabilidad y capacidad de predicción de riesgo en el Valle del Ebro.

Para mejorar esta situación, el Grupo Operativo FUPEBRO pretende desarrollar una metodología basada en tecnologías de agricultura de precisión y TICs que permitirán monitorizar cultivos del Valle del Ebro de forma coordinada, integrando datos locales de inóculo, sensibilidad varietal, ciclo de la bacteria, síntomas en cada plantación…etc. A partir de esta metodología, se logrará establecer una predicción del riesgo de fuego bacteriano en base a modelos localmente validados enfocados a lograr la máxima eficacia de los tratamientos preventivos.

Gracias al alcance potencial de los participantes del Grupo Operativo, los resultados del proyecto beneficiarán a más de 800 productores de pera del Valle del Ebro y mejorarán la protección frente al fuego bacteriano de más de 15.000has de cultivo, aumentando su competitividad y garantizando el futuro del sector.

Durante esta fase inicial de creación del Grupo Operativo, los miembros del mismo, apoyados por INGENIERÍA E INNOVACIÓN, están trabajando en la definición detallada de los objetivos, el alcance del proyecto y  la planificación de las tareas a ejecutar durante el futuro proyecto de innovación.

El Grupo Operativo FUPEBRO está formado por las siguientes entidades, tanto públicas como privadas:

  • DOP PERAS DE RINCÓN DE SOTO
  • INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA AGROALIMENTARIA
  • ENCORE LAB
  • INTIA
  • AGER TECHNOLOGY
  • S.A.T. 4.155 DYMA

La actuación se está desarrollando en el marco de la convocatoria de ayudas para la creación y funcionamiento de grupos operativos supra-autonómicos en relación a la Asociación Europea para la Innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícolas (AEI-Agri) en el marco del Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014-2020.

 

Ingeniería e Innovación participa como agente innovador en el proyecto Effirem.

El objetivo del Grupo Operativo es impulsar entre los agricultores la adopción de medidas innovadoras que hagan posible disminuir el coste de la factura energética del riego y optimizar el consumo de agua, con el fin de garantizar la competitividad y sostenibilidad del sector remolachero-azucarero tras la desaparición del sistema de cuotas en Europa en 2017 y el fin del actual periodo PAC en 2020.

Aunque se ha realizado un gran esfuerzo en la modernización de los antiguos sistemas de regadío, muchos agricultores siguen regando con aguas subterráneas mediante sondeos profundos y hacen frente a unos costes energéticos que suponen el 35% de los costes totales del cultivo. Estos costes lastran la competitividad del cultivo a pesar de sus rendimientos superan ampliamente a otros países europeos.

Los objetivos por lograr por el Grupo Operativo están enfocados principalmente a los agricultores de la remolacha azucarera con sondeos que podrán reducir su coste energético en el riego entre un 60 y un 75%, pero puede ser extrapolable a otros cultivos de regadío donde el coste del riego suponga un porcentaje elevado del coste de producción.

La principal asociación de productores de la remolacha azucarera AIMCRA consideran como estratégico el desarrollo de estos protocolos y por ello han constituido este grupo operativo junto con la INEA (Escuela Universitaria de Ingeniería Agrícola de la Compañía de Jesús en Valladolid), Moval Agroingenieria, Universidad Internacional del Riego, Sociedad Cooperativa Estrella de San Juan, Recursos naturales de Castilla y León y Encore Lab. Esta actuación ha sido cofinanciada por el Programa Nacional de Desarrollo Rural, Ministerio de Agricultura y Feader (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural). Cuenta como agente innovador a la empresa Ingeniería e Innovación.

Durante la fase inicial de Creación del Grupo Operativo los socios definirán con detalle los objetivos parciales a obtener, el alcance del proyecto y el plan de trabajo a desarrollar en el futuro proyecto de Innovación.

En los últimos meses, INGENIERÍA E INNOVACIÓN ha estado trabajando en la creación del Grupo Operativo VITIREG, en el cual participa como Agente de Innovación. El GO VITIREG se ha formado con el objetivo de desarrollar técnicas de viticultura regenerativa que mejoren la calidad de los suelos del viñedo riojano y la calidad de la uva. Esta actuación se está desarrollando en el marco de la convocatoria de ayudas para la creación de grupos operativos de la AEI en materia de productividad y sostenibilidad agraria de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente.

El Grupo Operativo surge a partir de la necesidad del sector vitivinícola riojano de buscar una solución al problema de la heterogeneidad de los vinos que deriva de la problemática de los suelos de los viñedos de la región.

En la actualidad, el viñedo riojano presenta índices de riesgo de desertización alarmantes, caracterizándose por muy bajos niveles de materia orgánica, compactación, falta de estructura y equilibrio, lo cual se traduce en una disminución de calidad de la uva.

Para mejorar esta situación, el Grupo Operativo VITIREG pretende desarrollar una metodología que combine diversas técnicas de agricultura regenerativa como aporte de SPCH, uso de cubiertas vegetales, remineralización y aporte de preparados microbiológicos. Si bien estas técnicas se han venido investigando de forma individual con resultados positivos, el grupo persigue combinarlas de forma que se potencien entre ellas, maximizando sus beneficios. Para ello, el grupo operativo se basará en resultados de investigaciones previas llevadas a cabo por la Universidad de La Rioja (UR).

Mediante esta nueva metodología se logrará incrementar la materia orgánica del suelo, disminuir la erosión, mejorar el balance de huella de carbono, reducir el uso de abonos y pesticidas químicos, mejorar el equilibrio nutricional del viñedo y lograr una mayor resistencia a las enfermedades. Todas estas mejoras redundarán en una mejor calidad de la uva y, por tanto, de los vinos elaborados a partir de esta.

El desarrollo de esta nueva metodología es estratégico puesto que contribuirá a aumentar la competitividad y fomentar la sostenibilidad de la viticultura, sector que genera más del 25% del PIB riojano.

El grupo operativo detrás del proyecto está formado por distintas entidades públicas y privadas e incluye: dos bodegas cooperativas de distintas zonas dentro de la DOCa Rioja (NUESTRA SEÑORA DE VICO, en Arnedo, y SAN PEDRO APÓSTOL, en Huércanos), un grupo de investigación especializado en el área perteneciente a la UR, una PYME especializada en servicios agrarios con amplia experiencia en agricultura regenerativa (VIDAR), una PYME de base tecnológica (ENCORE LAB) y una empresa dedicada a la elaboración de sustratos y compostaje (SUSTRATOS DE LA RIOJA).

Durante esta fase de creación del grupo operativo se definirá el plan de trabajo y estrategia más adecuada para conseguir los objetivos del grupo.

Su principal objetivo es el desarrollo de nuevas metodologías y protocolos de fertilización y riego que permitan optimizar la calidad y rendimiento de forma sostenible de cultivos en rotación: patata, cereal, judía verde, guisante y remolacha en La Rioja Alta. Un proyecto apasionante que aportará una notable mejoría en la agricultura riojana sin poner en peligro la rentabilidad y viabilidad de las explotaciones.